Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando en esta página o haces click en la página,
consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.
  
5229
¿Por qué?
¿Mi clave?
  LOGIN  
Web/Blog y Red Social de
MANUEL ALBA




malba.worldofgalina.com

Reactiva tu Web/Blog, con una de las 2 opciones:
  • Haz  LOGIN   y entra en tu PANEL DE CONTROL.

    Tu web se reactivará gratuitamente para los siguientes 30 días


  • O hazte  Amigo de los Arboles   y se reactivará para 1 año

    Coste de activación: 35 € para un año

    Setup Digital dedicará el importe de renovación al proyecto ADLA de Amigos de los Arboles
EN ESTE MOMENTO:
SOLO LAS FUNCIONES BASICAS SON OPERATIVAS


FUNCIONES MOVIL
  • Mensajes
  • Foro
  • Contacto mensaje

ORDENADOR Y TABLETA

FUNCIONES OPERATIVAS
  • Mensajes
  • Foro
  • Contacto mail
  • Contacto mensaje
  • QR
CUANDO ACTIVES TU CUENTA:
DISPONDRAS DE TODAS LAS FUNCIONES

Podrás gestionar y publicar en tu propia web

  • Productos
  • Noticias
  • Eventos
  • Reservas
  • Artículos
  • ...
Podrás gestionar tu propia comunidad de usuarios

  • Corresponsales
  • Suscriptores
  • Clientes
  • Contactos
  • Delegaciones
  • ...

Gestionar y publicar

  • Ofertas
  • Promociones
  • Novedades
  • Albumes de fotografías
  • Anuncios en 96 portales web
  • ...
Dispones de

  • Mensajería instantánea ordenador tableta y movil
  • Tu propia red social en tu propia web
  • ...
Contactos
Suscriptores


Mis contactos



Patrocinadores
El hijo del náufrago


Hoy he recordado los comentarios que me hacía Alvaro Llopis, un primo de mi padre, siendo yo un mozalbete, acerca de un músico, insigne y poco conocido en aquellos tiempos, finales de los años sesenta del pasado siglo… Recordaba Alvaro haberle conocido antes de haber marchado a vivir a Madrid, y haber departido con el cada vez que venía por Málaga, por el Barrio de la Victoria.  Pasados los años, con ocasión del ensanche de la ciudad a la que venía siempre en mis periodos de vacaciones desde mi Sevilla natal, se construyeron nuevas calles y zonas residenciales en lo que se conoció entonces como prolongación de la Alameda. Una de esas calles lleva desde hace más de cuarenta años el nombre del insigne músico: Compositor  Lehmberg Ruiz.


Y hoy, esta tarde, escuchando una entrevista radiofónica que hacían a una eminente pianista, profesora titular del Conservatorio de Málaga, y que se prodiga poco en las salas de conciertos, Dª Paula Coronas, han venido a mi recuerdos de aquellas charlas de mi mocedad.  Dª Paula Coronas está haciendo una labor ímproba por recuperar la música de este compositor, como también lo ha hecho la Orquesta Filarmónica de Málaga, un compositor que tiene su calle pero que casi nadie conoce en la ciudad que le vio nacer, a pesar de que sus orígenes deberían despertar la curiosidad de sus conciudadanos.


Podríamos decir que Emilio Lehmberg Ruiz es el fruto emergente y genial de una tragedia vivida en Málaga a principios del siglo XX. Su nacimiento fue consecuencia muy directa de un desastre que desoló a la ciudad y que también constituyó una demostración excelsa de la solidaridad y la entrega de los ciudadanos cuando surge una desgracia.


Corría el 15 de diciembre de 1900 cuando amagaba un fuerte temporal de levante. Fuera del puerto estaba fondeada una fragata de la Marina Imperial Alemana, la Gneisenau, al mando del Comandante Kretschmann a quien  la Capitanía del Puerto le advirtió de la circunstancia y le recomendó que entrase a refugiarse, no estimando el mando alemán que fuese necesario hacerlo.

  

La fragata llevaba un mes en Málaga, esperando instrucciones para dirigirse a Mogador, en Marruecos, para recoger a un diplomático de rango suficiente y en misión tan trascendente como para que el Imperio Alemán le enviase un navío de los más punteros de si Armada. Durante ese mes fueron frecuentes las visitas a la ciudad de los miembros de la tripulación, sintiéndose muy bien acogidos.

 

El día 16, a media mañana, la Gneisenau se hundía azotada por el temporal en un espectáculo dantesco que hizo que numerosos malagueños se lanzaran a rescatar a los más de cuatrocientos tripulantes. Murieron 41 marinos alemanes y 12 malagueños de los muchos que no dudaron en arriesgar sus vidas en las labores de salvamento en mitad de una auténtica tempestad.  El Cementerio Ingles de Málaga dio cobijo para siempre a los cuerpos de aquellos infortunados marineros alemanes y si bien la ciudad conserva el recuerdo del puente conocido como “de los alemanes”, donado por el II Reich con ocasión de la riada de 1907, el gesto de solidaridad no se hizo esperando recompensa, ni tampoco se quedó en la arriesgada labor de rescate porque los supervivientes fueron acogidos y cuidados por las muchas familias malagueñas que se ofrecieron a tan meritoria labor. Por tal encomiable y humanitaria labor con aquellos marinos que compartían con ella su origen, la Reina Regente María Cristina otorgo a la ciudad el título de “Muy Hospitalaria”.


Una de esas familias era del Barrio de la Victoria, de la calle que recibía el nombre de la antigua Ermita del Cristo de la Epidemia. En su casa acogieron a un marino  llamado Otto Lehmberg, quien sufría graves heridas en una pierna. Otto se enamoró de la hija de sus anfitriones y no regresó a su patria, casándose con la joven, con Conchita Ruiz. La pareja tuvo dos hijos, aunque sobrevivió uno de ellos, llamado Emilio, y establecieron una tienda de ultramarinos en la Coracha.  Emilio Lehmberg fue, por lo tanto, una feliz consecuencia de una descomunal tragedia, como antes señalaba.

 

Su vocación musical le llevó a los siete años al Conservatorio, se aplicó en el estudio del violín y fue, por lo tanto, violinista, aunque también estudió piano, si bien su labor como compositor resultó enormemente meritoria destacando en piezas para orquesta de cámara. Dicen algunos expertos, indudablemente  más doctos que yo en la materia, que en su música se aprecia la influencia de Falla e incluso de Ravel, aunque yo tengo la impresión de que, a esas influencias se suma una impronta, una energía propia, tal vez por su origen germánico.


Su obra es extensa, y abarca varios géneros. En la entrevista radiada de la Profesora Coronas he podido conocer que en breve se va a poner en circulación un disco con una serie de piezas entre las cuales hay varias dedicadas a temas malagueños, un disco que servirá, sin duda alguna, para acercar a los malagueños a este compositor.


No conozco demasiado de su obra, pero si me han impresionado piezas como “Impresiones de atardecer”, “La Romería de Zamarrilla” o su única pieza sinfónica, estrenada en Málaga después de su prematura muerte, la “Sinfonía para la festividad de Santa Cecilia”. Pero Lehmberg también compuso música para cine y algunas piezas para el género ligero conocido como “La Revista”. Pocos saben que el Chotis “Prudencia” o el Pasodoble “Cántame un pasodoble español”  son obras suyas, siendo el letrista Toni Leblanc.


Emilio Lehmberg, el Compositor Lehmberg Ruiz, murió muy joven,  a los 53 años de edad. Su nacimiento fue fruto indirecto de un desgraciado acontecimiento, su muerte también estuvo tocada por el mismo signo trágico pues fue arrollado por un tren de mercancías en la estación de Las Rozas, en Madrid, el 24 de agosto de 1959.


Manuel Alba
Tel: () -
Email: abogadoalba@hotmail.com
Poblacion: Marbella
Mi Web/Blog
- Mis imagenes
- Mis eventos
- Mis articulos
- Mi comunidad
- Mis enlaces
- Mi codigo QR
- Mi curriculum
- Registro de contactos
- Contactar
Textos legales
Servicios
- Ayuda
- Booking
- Guia de usuarios
- Foro global
- Inmobiliaria



Visitas totales: 94927 | Visitas de hoy: 535