Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando en esta página o haces click en la página,
consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.
  
  
5229
¿Por qué?
¿Mi clave?
  LOGIN  
Web/Blog y Red Social de
MANUEL ALBA

Web blog válido hasta el 2017-10-12

Contactos
Suscriptores


Mis contactos



Patrocinadores
Insertar o modificar un articulo
NOTICIAS y ARTICULOS


Manuel Alba
Marbella España
Actualizar perfil

Recordando a una princesa
Fecha: 11-10-2014 - 22h00   Modif.: 12-10-2014 - 19h03






Telf: ()
Enviar mensaje instantáneo


Publicado por: Manuel Alba

“¿Sabe, Señor, que me quedé muy preocupada ( y lo estoy cada día más) con nuestra conversación de la otra noche…?¡Su éxito en Barcelona va a resultar más funesto para V.M. y España , si no ve más claro, que si hubiese sido un fracaso la visita!.¡ En lugar de que viera que esa gente compagina el amor al rey con el amor fenomenal a su tierra ha creído V.M. que todo lo que le decían los que conocen el pleito, se ha desvanecido como el humo con su presencia, y que ya no existe el problema catalán…!... No sabe V.M. que si hablara aquel idioma… como hablaba varios el emperador de Austria, si el príncipe lo aprendiese; si hiciese V.M. lo mismo con el mallorquín…, tenía V.M.resuelto el problema que no resolverán los ministros, si comprendiese V.M. que agradecen más un gesto cariñoso que todos los aranceles juntos; si vieseen las cuatro barras un idealismo que V.M., sintiendo como se siente y adorando su bandera como la adora, no tiene derecho sino a comprender. Si comprendiese que dejándoles esos rasgos de sentimentalismo, de ideal, de lo que quiera llamarlo, por ser indefiniblecon mi pluma esa índole de sentimientos que no se miden, ni se pesan, ni se discuten, ni se pueden ahogar cuando son verdad…digo que si todo esto tuviera V.M. el talento y el arranque y el acierto de reconocer y conceder… había resuelto el problema catalán…porque separatistas no hay… será el 1 por 1000: de manera que no hay que confundir; autonomistas sí, pero separatistas no; y autonomistas, lo mismo ahora que antes de su viaje… Hable un poco de catalán, mande que lo enseñen al príncipe – por seridioma de nuestra Patria-, no vea protestas en las barras sino un patriotismo por la tierruca, que debía V.M. estar orgulloso que supiesen sentir súbditos suyos…, demuéstreles que sabe que van juntos los dos amores, y que también V.M. sabe lo que es esa fuerza de idealismo y de amor patrio…y habrá salvado a España”


Este texto transcrito forma parte de una carta que dirigió al Rey de España una mujer… No es una carta reciente sino que fue remitida a Alfonso XIII allá por el lejano 1920, con motivo del regreso de un viaje del monarca a Barcelona. La dama era una aristócrata de la corte: La Marquesa de Belvis de las Navas.


Se desprendede su forma y contenido que la Marquesa y el Rey tienen proximidad, amistad… y se percata el lector que la dama tiene una formación poco común en las mujeres de la corte Alfonsina, no es una mera señora de alcurnia y distinción, ajena a la realidad social, como era propio de las mujeres de su clase, sino que tiene un conocimiento directo y mantiene un criterio bastante avanzado sobre la cuestión catalana, además de la suficiente valentía para exponerlo a riesgo de ser criticada y reprendida “por meterse en política”.


La dama había nacido en París el 31 de agosto de 1892 y era hija de un mejicano, Manuel Iturbe y del Villar, diplomático y poseedor de una inmensa fortuna que fue embajador de su país en Viena, San Petersburgo, París, Londres, Lisboa y Madrid, y de una mujer singular, malagueña pero de apellidos que no lo harían sospechar: Trinidad Scholtz- Hermensdorlf y Behrz. Su madre ya era una pionera en muchos sentidos puesto que era poseedora de una vasta cultura y se había educado de un modo bastante avanzado para su época, en una familia burguesa adinerada, ennoblecida años más tarde, en 1912, al otorgarle título el Rey a su padre, el abuelo materno de la autora de la carta, el título que ella ostentaría después por renuncia de su progenitora.


Fue la única hija de este matrimonio y quedó huérfana de padre en 1904 heredando una inmensa fortuna. Su madre se casó con otro viudo, el I duque de Parcent. Ella no se tomo prisas en la cuestión matrimonial, algo que también la diferenciaba de las damas de loa Corte pues las mujeres de la nobleza que solían casarse muy jóvenes, adolescentes, mientras que ella no lo haríahasta los veintinueve años.


Esta mujer peculiar, distinta a las de su entorno tuvo una cercanía especial con los Reyes al ser su madredama de la Reina Victoria. Por otra parte, mantenía una relación muy estrecha con Eduardo Dato, elpolítico conservador que había sido el abogado de la familia y al que ella siempre se refería como “tío Eduardo”También tenía, por otra parte, una enorme amistad con Francesc Cambó, el líder de la Liga Catalanista,que le correspondía por parte de su padre. Esas relaciones implicaros que la joven marquesase interesara muy directamente por la cuestión catalana, incluso recibió el encargo de hacer determinas gestiones de mediación entre los catalanes de Cambó, el gobiernoy el propio Rey, a solicitud del propio Eduardo Dato,en unos momentos graves deproblemáticasocial yviolencia que se vivían en Barcelona singularmente agudizados aquel año 1920. El Rey y el Presidente Dato fueron a Barcelona, y los comentarios de la visita hechos en su presencia son el origen de la carta transcrita casi en su totalidad al comienzo, puesto que volvieron convencidos que la visita real lo había resuelto todo y que se habían apaciguado los ánimos, cuando, realmente, no era así.


En noviembre de ese año, su “tío Eduardo” le encarga que hable con su amigo Cambó y le pregunte que proponía para arreglar la situación creada, proponiéndole este la sustitución del gobernador, Sr. Bas por el general Martínez Anido, cosa que el gobierno hizo, aunque el resultado fue nefasto, asumiendo Dato toda la responsabilidad y evitando vincular en el asunto al líder catalán. La marquesa de Belvís de las Navas debió de realizar más de una mediación de esta índole y se sentía orgullosa y agradecida por esta confianza del “tío Eduardo”, existiendo en el archivo de Dato una carta de ella que dice:


“Orgullosa y agradecida a tu benevolencia en dejar que haga yo por nuestra Patria (q.D.g) lo poco o mucho que esté en mi mano, quiero que tengas presente siempre mi profundo agradecimiento, mi lealtad inquebrantable y mi discreción y silencio más absoluto en todo, a través de todo y por encima de todo. Tengo una idea demasiado exacta de lo que nos traemos entre manos, para no comprender que eso es el coronamiento de cuanto pueda y quiera hacer. Que jamás suene mi nombre, que jamás puedas creer que hay un ápice de mira personal en mi interés enorme por todo esto”


La vida cambiará pronto para la joven aristócrata, conocida en sociedad y familiarmente como “Piedita”, en el año 1921. El “tío Eduardo” muere asesinado en marzo de ese año por tres anarquistas catalanes y ella se casa el 10 de diciembre con el príncipe alemán Maximilian von Hohenlohe – Langenburg,llevando a partir de ese momento una vida social propia de su rango, teniendo una numerosa familia y dedicada con su esposo a administrar el patrimonio familiar. Tuvo seis hijos y su primer hijo varón recibió el nombre de Alfonso pues tuvo como padrinos a los Reyes Alfonso XIII y Victoria.


La caída de la Monarquía, la República y la Guerra Civil la alejaron de España a donde regresaría después el matrimonio, acudiendo a la llamada del marqués de Ivanrey, Ricardo Soriano, el aventurero primo hermano de Piedita al que había estado muy unido en la infancia a pesar de tener unos caracteres contrapuestos, quien se había convertido en el gran promotor de Marbella como lugar vacacional y de ocio para una sociedad de alto nivel y de estatus privilegiado.


Los príncipes HohenloheLangenburgse sintieron tan atraídos por el lugar que no dudaron en afincarse en Marbella en 1946. Fueron ellos los que atrajeroncomo un imán a todos los personajes de prestigio y relevancia social que constituían su amplio grupo de amistades entre la aristocracia y la alta burguesía europea y del resto del mundo. Marbella se convirtió en lugar de interés y atracción de la élite social gracias a Piedad Iturbe y a su esposo, y el gran mérito de Ricardo Soriano fue conseguir atraerlos a ellos. Su prestigio y su enorme fortuna consiguieron lo que el carácter, la forma de ser y las peculiaridades de Soriano, su hedonismo y su fama de disoluto, unido todo ello a una posición económica poco boyante,le impedían alcanzar.


En Marbella transcurrirían el resto de los días delos príncipes HohenloheLangenburg. Maximilian von Hohenlohe – Langenburgmurió en 1968, Piedad Iturbelo haría el 26 de noviembre de 1990, reposando ambos en el panteón familiar del cementerio de San Bernabé de Marbella, el mismo que acogió los restos de su primo Ricardo en 1973.


Piedad Iturbe reflejó sus vivencias de juventud en un libro escasamente difundido y conocido que se titula “Erase una vez”, publicado en 1954, en el que narra muchos episodios de su vida y la sociedad de la España de Alfonso XIII. Tambiénbiografió a la duquesa de Parcent en una obra titulada precisamente “Mi Madre”, del año 1946. Fue autora de algunos artículos, como el que bajo el título de “Una luz se extinguió”publicó el 19 de abril de 1969 con ocasión de la muerte de la Reina Victoria Eugenia, pero de esta de esta faceta, como de ella misma casi nadieconoce nada.


Lafama y relevancia que alcanzó su primo Ricardo, después superada por su hijo Alfonso eclipsó la figura de esta noble dama, discreta y poco amiga de las estridencias sociales, cuyo recuerdo se ha borrado de la memoria colectiva. En la ciudad que hizo su hogar no tiene dedicado ningún espacio público, ni una calle, ni una plaza, ningún rincón. ¡Ni ella ni su marido, a pesar de que sin ellos no hubiese sido posible la esplendorosa Marbella!.


¡Parece que Piedad Iturbe no existió!. La avenida principal de Marbella lleva el nombre de Ricardo Soriano, y el príncipe Alfonso, su hijo, es objeto de culto y veneración indudablemente por méritos propios y por su destacado papel impulsor y dinamizador, sus descendientes son personajes de esa llamada “Jet Society” que tanto interés despierta… pero nadie cae en la cuenta de que fueron ella y su marido quienes encendieron la mecha, si no hubiesen decidido un día apostar por la ciudad, establecerse e invertir recursos en ella, si no hubiesen incitado a sus amigos, a las personas de su círculo social a acudir a un rincón del Mediterráneo poco conocido hasta entonces.


En un rincón de los jardines del Hotel Marbella Club existe un mosaico dedicado a Piedita, homenaje de su hijo, sin duda, de ese Alfonso de Hohenlohe que fue consciente como nadie de que sin la vinculación de sus padres, sin su implicación y sus medios económicos todo hubiera sido diferente. Pero a parte de ese rinconcito en el Hotel, nada recuerda, nada evoca, nada perpetúa la memoria.


A mí me resulta fascinante Piedita en su juventud, me atrae más la marquesa de Belvis de las Navas que etapa posterior, que la princesa, pero creo que sería justo que a Piedad Iturbe Scholtz- Hermensdorlf se la rescatase del olvido y se le diese en lugar del que es acreedora porsus méritos y valores.



Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:
Comentarios
Para envia un comentario, registrate.


Envía tu comentario



Articulos registrados : 5



Recordando a una princesa
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 11-10-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


“Tierra de la Libertad”
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 19-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Benzion Netanyahu, una visión distinta
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 02-02-2013
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Pessoa y la Monarquía
Publicador por: Manuel Alba
Ref. : Bajo el régimen político ya consagrado de Salazar    -     Fecha: 29-11-2012
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Pessoa y la Masonería
Publicador por: Manuel Alba
Ref. : Un recuerdo en el 75 aniversario de su muerte    -     Fecha: 29-11-2010
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Manuel Alba
Tel: () -
Email: abogadoalba@hotmail.com
Poblacion: Marbella
Mi Web/Blog
- Mis imagenes
- Mis eventos
- Mis articulos
- Mi comunidad
- Mis enlaces
- Mi codigo QR
- Mi curriculum
- Registro de contactos
- Contactar
Textos legales
Servicios
- Ayuda
- Booking
- Guia de usuarios
- Foro global
- Inmobiliaria



Visitas totales: 94013 | Visitas de hoy: 469