Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando en esta página o haces click en la página,
consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.
  
5229
¿Por qué?
¿Mi clave?
  LOGIN  
Web/Blog y Red Social de
MANUEL ALBA




malba.worldofgalina.com

Reactiva tu Web/Blog, con una de las 2 opciones:
  • Haz  LOGIN   y entra en tu PANEL DE CONTROL.

    Tu web se reactivará gratuitamente para los siguientes 30 días


  • O hazte  Amigo de los Arboles   y se reactivará para 1 año

    Coste de activación: 35 € para un año

    Setup Digital dedicará el importe de renovación al proyecto ADLA de Amigos de los Arboles
EN ESTE MOMENTO:
SOLO LAS FUNCIONES BASICAS SON OPERATIVAS


FUNCIONES MOVIL
  • Mensajes
  • Foro
  • Contacto mensaje

ORDENADOR Y TABLETA

FUNCIONES OPERATIVAS
  • Mensajes
  • Foro
  • Contacto mail
  • Contacto mensaje
  • QR
CUANDO ACTIVES TU CUENTA:
DISPONDRAS DE TODAS LAS FUNCIONES

Podrás gestionar y publicar en tu propia web

  • Productos
  • Noticias
  • Eventos
  • Reservas
  • Artículos
  • ...
Podrás gestionar tu propia comunidad de usuarios

  • Corresponsales
  • Suscriptores
  • Clientes
  • Contactos
  • Delegaciones
  • ...

Gestionar y publicar

  • Ofertas
  • Promociones
  • Novedades
  • Albumes de fotografías
  • Anuncios en 96 portales web
  • ...
Dispones de

  • Mensajería instantánea ordenador tableta y movil
  • Tu propia red social en tu propia web
  • ...
Contactos
Suscriptores


Mis contactos



Patrocinadores
La decepción


Se acaba de publicar unas manifestaciones del responsable de empleo de Alemania, un tal Sr. Weise, que manifiesta que hay decepción con los trabajadores del Sur de Europa en su país, esos que han llegado a probar fortuna en el país motor, dueño yseñor de Europa. Italianos, griegos, portugueses y españoles decepcionan a los empresarios y a las autoridades laborales alemanas. En concreto hay una frase que no tiene desperdicio: “Hemos comprobado como, por ejemplo, cuando un español llega a un lugar apartado, con frecuencia no se siente a gusto en un primer momento y necesita su tiempo para acostumbrarse”.¡Hay que ser imbécil para decir esto!. Supondrá este caballeroque una persona llega a un sitio que le es extraño y automáticamente cambia de costumbres y hábitos, se adapta por obra y gracia de un mecanismo automático….

Cuando Alemania necesitó en su desarrollo y en su pleno delirio engrandecedor que los italianos y, sobre todo, los griegos, portugueses y españoles les trabajasen en las labores más duras no les importó ni se preocuparon de ello. En los años sesenta del siglo pasado eran los trabajadores invitados, como se les llamaba allí unos seres que vivían en un submundo ajeno al pueblo alemán…¡Y que no tenían derechos!. Si esto no se sabe comúnmente pero tenía la República Federal Alemana una legislación peculiar: La ley de Extranjeros, que protegía al Estado Alemán frente a estos trabajadores invitados, que podían ser invitados también a salir de inmediato del paraíso si convenía a los intereses alemanes. Era una ley que protegía al Estado contra los intereses o reivindicaciones de aquellos trabajadores que se habían visto obligados a ir allí.

Desde hace meses vienen ya los alemanes amagando con expulsar a quienes les estorban, con Unión Europea o sin ella, porque para eso el tinglado es suyo y ellos mandan, porque todos en la Unión han de adaptarse a las normas comunitarias menos ellos. Ahora se dan cuenta de que hay problemas de adaptación, en aquellos años sesenta no porque como venían de países subdesarrolladosy en el caso de los españoles estaban habituados a la disciplina y a las cautelas que el régimen les imponía, allá en Alemania eran dóciles, manipulables y moderadamente maltratables sin que hubiese preocupación alguna por que pudiesen protestar, y si lo hacían pues se les aplicaba la Ley de Extranjeros y a casa de vuelta.Llegaban sin hablar el idioma, se les marginaba, se les llegó a alojar en barracones próximos a las fábricas, separando a las familias, incluso se les numeraba con un cartel pegado, y no tenían en algunos casos acceso a las ciudades, los que tenían más suerte lograban habitaciones con derecho a cocina y vivían aislados en una sociedad que les marginaba y les despreciaba.

Aquella feliz Alemania de la República Federal sabía tratar a las gentes que venían de países con dictadura, tal vez porque teníanpráctica en su historia más reciente. , no se integraban porque estaban aislados y pocas posibilidades de salir de ese aislamiento. Pasaban en la mayoría de los casos por multitud de trabajoshastaalcanzar un puesto laboral digno y sus vidas se centraban exclusivamente en dos acciones: trabajar y ahorrar.Si se les pregunta a los que estuvieron en esa tierra prometida en aquella época se puede comprobar cómo sus hijos eran marginados en las escuelas, como ellos mismos eran objeto de burla y desprecio en las fábricas o en los sitios donde habitaban por sus orígenes, su falta de formación… ¿Cuántos emigrantes hicieron amistades con alemanes?...

¡Ahora se decepcionan!... claro que se decepcionan ante un español que va a trabajar allí y que está altamente cualificado, igual o mejor que ellos, que no se conforma con las sobras de su maravilloso sistema, que no se calla ante el engaño y protesta, que requiere su tiempo, lógicamente, por adaptarse, cosa que con los antiguos emigrantes no hacía falta porque ni ellos pretendían adaptarse al darse cuenta de su estatus de inferioridad, ni en la sociedad alemana había la menor inquietud porque los miserables españoles tuviesen oportunidad de hacerlo.¡Se decepcionan!. ¡No cabe mayor insulto!.

En España, los alemanes que vienen suelen hacerlo para residir, y pueden pasar cuarenta años aquí sin hablar el idioma, siguen queriendo tratar a los que les trabajan como si fueran sus amos, aunque es evidente que no pueden y han de buscar en el inmigrante ese tipo de servicio.Siempre pondrán de ejemplo lo bien que se hacen las cosas en Alemania frente a lo mal que lo hacemos aquí y de vez en cuando se topan con un sujeto cerril y tramontano como yo que a la menor impertinencia les digo que por que puñetas no se van a su Alemania del alma, a su reino de perfección y nos dejan en paz….Ellos son así, ellos tienen que estar por encima del bien y del mal…. Y desde hace tiempo que ya los del Sur de Europa y muy especialmente los españoles, no les resultamos cómodos.Han tenido en esta nueva era de expansión desde su unificación, una nueva oleada de empleados, de emigrantes baratos y domesticables en los países del Este, y dominado ya el Sur, con las vistas en la eterna pugna con Rusia, les ha venido mejor la gente que salió de las dictaduras comunistas, aunque ya también les están saliendo respondones.

Alemania no es nada sin gente que le trabaje, pero su espíritu imperial requiere que no les decepcionen quienes van allí, exigiendo derechos, pidiendo condiciones de vida dignas, requiriendo que no se les ultraje ni se les veje y un trato de igualdad…..Eso parece ser que es lo que no gusta, eso es lo que decepciona al bendito pueblo alemán y debe ser a lo que se refiere eltal Sr. Weise.

A mí lo que me resulta sorprendente es que las autoridades españolas no digan nada, que no se haya alzado una voz, que no hagan una mínima manifestación en contra de esta sutil forma de maltrato. ¿Hasta ese punto estamos sometidos?.



Manuel Alba
Tel: () -
Email: abogadoalba@hotmail.com
Poblacion: Marbella
Mi Web/Blog
- Mis imagenes
- Mis eventos
- Mis articulos
- Mi comunidad
- Mis enlaces
- Mi codigo QR
- Mi curriculum
- Registro de contactos
- Contactar
Textos legales
Servicios
- Ayuda
- Booking
- Guia de usuarios
- Foro global
- Inmobiliaria



Visitas totales: 94900 | Visitas de hoy: 508