Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando en esta página o haces click en la página,
consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.
  
5229
¿Por qué?
¿Mi clave?
  LOGIN  
Web/Blog y Red Social de
MANUEL ALBA




malba.worldofgalina.com

Reactiva tu Web/Blog, con una de las 2 opciones:
  • Haz  LOGIN   y entra en tu PANEL DE CONTROL.

    Tu web se reactivará gratuitamente para los siguientes 30 días


  • O hazte  Amigo de los Arboles   y se reactivará para 1 año

    Coste de activación: 35 € para un año

    Setup Digital dedicará el importe de renovación al proyecto ADLA de Amigos de los Arboles
EN ESTE MOMENTO:
SOLO LAS FUNCIONES BASICAS SON OPERATIVAS


FUNCIONES MOVIL
  • Mensajes
  • Foro
  • Contacto mensaje

ORDENADOR Y TABLETA

FUNCIONES OPERATIVAS
  • Mensajes
  • Foro
  • Contacto mail
  • Contacto mensaje
  • QR
CUANDO ACTIVES TU CUENTA:
DISPONDRAS DE TODAS LAS FUNCIONES

Podrás gestionar y publicar en tu propia web

  • Productos
  • Noticias
  • Eventos
  • Reservas
  • Artículos
  • ...
Podrás gestionar tu propia comunidad de usuarios

  • Corresponsales
  • Suscriptores
  • Clientes
  • Contactos
  • Delegaciones
  • ...

Gestionar y publicar

  • Ofertas
  • Promociones
  • Novedades
  • Albumes de fotografías
  • Anuncios en 96 portales web
  • ...
Dispones de

  • Mensajería instantánea ordenador tableta y movil
  • Tu propia red social en tu propia web
  • ...
Contactos
Suscriptores


Mis contactos



Patrocinadores
La mala fama de la blattodea


Contemplo un animalillo robótico que me han regalado un tanto de cachondeo por el especial afecto que a los de su especie, a los de verdad, les tengo desde que era niño. En pequeño animalillo tiene un sistema alimentado por energía solar que le hace moverse, cosa que lo hace simpático.

Le he puesto nombre: “Blat” y lo tengo sobre mi mesa, aunque si no le da directamente la luz del sol o de un foco potente permanece inmóvil, aunque con estos bichitos, los de verdad, el mundo es extremadamente injusto y cruel.

La última crueldad, más allá de matarles, es un invento americano, como no podía ser de otro modo, consistente en convertirlas en un juguete mediante la introducción en su cerebro de unos electrodos, conectados a una especie de cajita que se le pone al animal en el lomo. Con ese equipo se las puede controlar y teledirigir desde el teléfono móvil y se suministra como “juguete educativo para niños”, debe ser para que vayan aprendiendo a dominar a los humanos cuando sean grandecitos con el equipo adecuado que también suministrará la industria científica electrónica americana.

Los bichos estos, que a mí no solo no me molestan sino que me gustan, producen grandes beneficios a la humanidad y desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días se han usado para combatir males. Desde la medicina griega a la tradicional medicina china se venían usando tomándolos secos, hervidos, en infusión o en polvos para curar enfermedades resistentes y tenía su razón de ser, no siendo una mera fábula tradicional. Y la razón está en que se ha constatado queposeen nueve moléculascapaces de eliminar las bacterias más resistentes y perjudiciales para el ser humano, inmunes a los tratamientos con fármacos antibióticos y de otros géneros. Los campos abiertos ala investigación gracias al descubrimiento de estas propiedades del bichillo se abren incluso a la lucha contra el VIH y ya hay criaderos en muchos lugares del mundo para satisfacer estas necesidades científicas.

Sin embargo la humanidad tiene a estas simpáticas criaturas como bichos repulsivos y hasta les producen a mucha gente miedo, un miedo atroz e irreprimible, al igual que inexplicable. A nadie le da miedo una libélula, un escarabajo, un grillo, una hormiga, un saltamontes… Y si hemos de hablar de bichos repugnantes, somos habituales al consumo de simpáticos crustáceos y mariscos…

Quien haya tenido la experiencia de ver sacar a un ahogado del mar después de que se haya llevado ya al menos veinticuatro horas en inmersión contemplará la atroz imagen de un cuerpo hinchado al que se le adhieren, para comérselo, naturalmente, no para hacerle compañía ni velarlo, las simpáticas gambas, quisquillas, camarones o similares que habiten en la zona. Sin embargo nadie teme a un langostino y los devoramos cocidos, a la plancha, al ajillo, en la paella o como nos los pongan.

Estos heterometábolos llamados blatodeos, son, sin embargo, el cenizo de los bichos, y pocos somos los que los respetamos… A mí me parece que subyace en su leyenda negra una gran dosis de envidia, si de envidia pura y dura por muchas razones: La primera es que cuando el ser humano apareció en el planeta tierra llevaban ya ellos trescientos millones de años por aquí, y cuando desaparezca la humanidad es seguro que se quedarán otra larga temporada.

Sus células se dividen pocas veces y de ello se ha sacado el mito de que son inmunes a los efectos de una bomba atómica, lo que nos es exactamente así. Las células de los demás seres vivos tienen un ciclo más corto y la radiación afecta en el proceso de división celular, que en el humano dura 16 horas, mientras que en los blatodeos, curiosa y extrañamente dura 48, por lo cual, unos sobrevivirían y otros no según en el momento de recibir el impacto radiactivo.

Pueden pasarse sin beber bastantes días porque absorben humedad, pueden sobrevivir sin cabeza hasta que agotan sus reservas, unos pocos días también…. Y son listos, hasta el punto de que en caso de peligro simulan estar muertos para salir del trance.

La humanidad le tiene tirria porque siendo nosotros los bichos más dañinos y repulsivos del planeta, y a los hechos me remito, no hemos podido con ellos a pesar del empeño que le ponemos, y tememos que puedan dominar un día el mundo, como suele salir en algunas películas de ciencia ficción, pero ellos no se meten con nadie y siguen su vida, necesitan poco para vivir, se comen cualquier cosita, no necesitar tirar bosques ni exterminar otros animales, viven de las sobrillas de los demás, no precisan urbanizaciones pues en cualquier rinconcillo se montan su casa y si tienen capacidad para pensar, que no lo sé, se preguntarán que por qué narices les tenemos tanto odio.

La blattodea si se la llama así, ni da asco, ni temor, pero si se pronuncia su terrible nombre común “la cucaracha”, las caras cambian, el gesto se crispa, se alza la pierna y ¡¡¡Zas!!! ¡Aplastadita queda contra el suelo! ¡Si hasta a mi pobre “Blat”, a pesar de ser de mentirijilla, ya me lo han querido despanzurrar unas pocas de veces!


Manuel Alba
Tel: () -
Email: abogadoalba@hotmail.com
Poblacion: Marbella
Mi Web/Blog
- Mis imagenes
- Mis eventos
- Mis articulos
- Mi comunidad
- Mis enlaces
- Mi codigo QR
- Mi curriculum
- Registro de contactos
- Contactar
Textos legales
Servicios
- Ayuda
- Booking
- Guia de usuarios
- Foro global
- Inmobiliaria



Visitas totales: 94879 | Visitas de hoy: 487