Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando en esta página o haces click en la página,
consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.
  
  
5229
¿Por qué?
¿Mi clave?
  LOGIN  
Web/Blog y Red Social de
MANUEL ALBA

Web blog válido hasta el 2017-10-12

Contactos
Suscriptores


Mis contactos



Patrocinadores
Insertar o modificar un articulo
NOTICIAS y ARTICULOS


Manuel Alba
Marbella España
Actualizar perfil

Un ejemplo a seguir
Fecha: 09-12-2013 - 23h00   Modif.: 03-08-2014 - 09h38






Telf: ()
Enviar mensaje instantáneo


Publicado por: Manuel Alba

En estos días me he desplazado a Rabat, capital de Marruecos, una ciudad desconocida para muchos de los miles de personas que se trasladan a aquel país en busca de un mundo diferente,  que llegan allí  con una visión muy equivocada del país y de sus gentes y en la mayoría de las ocasiones no se preocupan de ser viajeros sino turistas…. ¡Y son cosas muy diferentes!.

Rabat es una ciudad muy viva y muy atractiva, con grandes espacios verdes y con una armonía que la distingue sustancialmente de muchas ciudades conocidas. Allí se mezcla la tradición y la modernidad en todos los ámbitos que se puedan contemplar, y es notable la transformación que en los últimos diez años se ha observado. Cierto es, y no lo voy a negar, que mi visión, aunque de viajero y no turista, está mediatizada por mis vínculos de amistad con personas del mundo profesional y empresarial, pero ello no impide que me adentre y escudriñe por todos los rincones, observando y analizando cada situación, cada lugar y cada gesto, huyendo de los tópicos y tampoco me impide que trate de hacer el esfuerzo de entender el punto de vista de la gente de allí.

Marruecos cambia, aunque no lo haga al modo y a la medida que en países como el nuestro se pretende que haga, entre otras cosas porque sus peculiaridades, sus caracteres, su cultura y su estructura social es diferente a los de las naciones europeas. Pretender imponer en naciones pertenecientes a otras culturas sistemas políticos y sociales característicos de otras latitudes es utópico y arriesgado. Puede parecernos muy perfecto a los europeos nuestro esquema social y político, pero la pretensión de que ese ideal que nos resulta tan insuperable tenga que ser aceptado tal cual, en sus mismas dimensiones y con sus mismas coordenadas, con idénticas formas y con instituciones semejantes en todas las latitudes es un lamentable error que ha llevado en la última década a situaciones extremadamente peligrosas para el Orden Mundial.

Cada vez que oigo los planteamientos de los exportadores del sistema que nos caracteriza, pretendiendo  implantarlo tal cual en países cuya tradición histórica y cultural no tiene la misma base, países que se manejan en otro orden conceptual, me paro a pensar que tamaño desatino solo se puede pretender por dos causas. Una es la arrogancia, el absoluto desprecio a otras culturas y a otras escalas de valores fundado en el convencimiento de que nuestro planteamiento, nuestras formas y maneras son tan excelentes y tan insuperables que no hay terceras vías y, por lo tanto, se han de implantar en todo el mundo por las buenas o por las malas.  La otra razón es un absoluto desconocimiento de los valores culturales y sociales de otros países, de otras regiones del Planeta, desconocimiento que lleva a la sinrazón, que impone negar cualquier posibilidad de avance, de progreso, de evolución a esas sociedades que no son sino distintas, sencillamente distintas a las nuestras. Y Marruecos es uno de esos países que lleva su ritmo y que no deja de avanzar, haciéndolo a su manera, buscando un equilibrio entre tradición y progreso.  Allí se conjugan unos  valores que a la sociedad les  resultan fundamentales,  y que el resto del mundo está obligado a respetar, y se esfuerzan en articular los mecanismos que aseguren un desarrollo armónico y equilibrado.

Son muchos los que piensan, y lo considero un grave error, que el hecho de que Marruecos sea un país musulmán con las implicaciones que ello impone, constituye un  impedimento insalvable  para progresar política y socialmente, y, consecuentemente, alcanzar unas metas económicas de alto nivel y un bienestar razonable.  Ciertamente, el mundo islámico vive días convulsos, días que tal vez debería plantearse el mundo llamado avanzado cual ha sido su porcentaje de participación para llegar a estas situaciones; pero dejando al margen esta cuestión, es esencial plantearse si imponiendo sistemas ajenos a los pilares en los que se basan esas sociedades se consigue algo que no sea el desorden y la ruptura, y a los hechos más recientes me remito.  ¿No sería más adecuado, más razonable, más lógico y más ético apoyar sin ambages el desarrollo de sociedades como la marroquí desde el escrupuloso respeto? ¿Acaso no tiene esa sociedad de principios filosóficos y morales distintos el derecho de avanzar por su camino?.

Es posible que haya formas distintas y los países de nuestra órbita debería ayudar a encontrarlas, porque las naciones evolucionan por el cauce natural que les forja su historia, su cultura, su carácter, como evoluciono España, sin ir más lejos. Desde luego, y tras décadas conociendo ese País, mi fe en el progreso de Marruecos a su modo y a su medida es inquebrantable, y no veo ningún tipo de impedimento en su confesionalidad islámica, y entiendo que lejos de derivar por senderos equivocados, a los países de nuestra área les corresponde la misión de ayudar a esa evolución, impulsándola sin imposiciones de ningún tipo en el terreno político e institucional, porque los cambios que tengan que hacer los harán los marroquíes a su modo y bajo sus principios.

En este viaje, que ha tenido un marcado matiz profesional, yo, por ejemplo, he vivido una situación que me ha llevado a admirar y elogiar a su protagonista, y es un hecho absolutamente accesorio pero indudablemente significativo: Tuve ocasión de cenar con un Ministro, concretamente el Ministro de Justicia, y con su Jefe de Gabinete, Magistrado de profesión, una cena que se celebró en el austero salón de unas dependencias oficiales. Llegada la hora de las despedidas, avanzada la noche, el Sr. Ministro de Justicia del Reino de Marruecos y su Jefe de Gabinete cogieron sus automóviles para irse a casa, pero no se trataba se coches oficiales, sino que eran sus vehículos particulares, cogieron cada uno el suyo, y al volante de los mismos, sin conductor oficial, sin escoltas y sin toda la procesión que cualquier cargo público de medio pelo de nuestra tierra precisa para moverse se marcharon a sus casas.  Para alguien que no se explica como su país sobrevive en medio del despilfarro, que se desespera al ver que nunca se acometerá en serio la reforma de las Administraciones Públicas y la drástica reducción del gasto público, ver al Ministro y a su Jefe de Gabinete calle abajo al volante de sus coches camino de sus casas me produjo una razonable envidia… De momento, pensé, ya hay algo muy concreto que en España se debería de imitar.



Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:
Comentarios
Para envia un comentario, registrate.


Envía tu comentario



Articulos registrados : 41

Primero    1 2 3     Ultimo


El tiempo en los jardines
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 03-11-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


El hijo del náufrago
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 31-10-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


El joven impostor
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 20-10-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Otras epidemias
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 15-10-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Los innecesarios
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 28-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Por mucho que yo me empeñe...
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 16-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Imagen y semejanza
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 11-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


En busca del verbo perdido
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 05-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


De nombramientos y peligros
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 01-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Sobre eso que llaman libertad e igualdad
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 21-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


La decepción
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 15-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


¡Triste destino!
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 07-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


La mala fama de la blattodea
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 03-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


¡Váyase a hacer puñetas!
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 01-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Hipólito Yrigoyen, un proyecto pendiente
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 28-07-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


La imputación de un juez
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 16-02-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


A propósito de una noticia
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 07-01-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Una Constitución y una bandera
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 01-01-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Sevilla deshonra a sus muertos
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 26-12-2013
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Mario Roso de Luna, un hombre fascinante
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 20-12-2013
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Manuel Alba
Tel: () -
Email: abogadoalba@hotmail.com
Poblacion: Marbella
Mi Web/Blog
- Mis imagenes
- Mis eventos
- Mis articulos
- Mi comunidad
- Mis enlaces
- Mi codigo QR
- Mi curriculum
- Registro de contactos
- Contactar
Textos legales
Servicios
- Ayuda
- Booking
- Guia de usuarios
- Foro global
- Inmobiliaria



Visitas totales: 94026 | Visitas de hoy: 482