Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando en esta página o haces click en la página,
consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.
  
  
5229
¿Por qué?
¿Mi clave?
  LOGIN  
Web/Blog y Red Social de
MANUEL ALBA

Web blog válido hasta el 2017-10-12

Contactos
Suscriptores


Mis contactos



Patrocinadores
Insertar o modificar un articulo
NOTICIAS y ARTICULOS


Manuel Alba
Marbella España
Actualizar perfil

De la masa a la tiranía
Fecha: 25-07-2013 - 08h24   Modif.: 25-07-2013 - 08h24






Telf: ()
Enviar mensaje instantáneo


Publicado por: Manuel Alba

Allá por 1846,  Soren Kierkegaard publicó un ensayo bajo el título “La época presente” en el que atacaba ferozmente a la opinión pública, en el contexto de una comparación entre una época pasada en la que la dignidad personal era un valor apreciado y una época presente en la que imperaba una progresiva pérdida de la individualidad bajo el imperio de la nivelación impuesta por un poder exterior al ser humano, que el concebía como impersonal y abstracto, de lo público. Decía que esa entidad, ese concepto de lo público “era un fantasma, a la vez un todos y nadie, el poder más insignificante y consecuentemente por ello el más peligroso” y vaticinaba de que “poco a poco los individuos, a causa de su pasividad y su indolencia, aspirarán a ser nada, a ser público”.


El pensador y escritor danés se anticipo en un siglo y medio a la situación en que vivimos, si bien no fue el único en plantearse el problema de la destrucción de la conciencia  individual fagocitada por el imperio de lo colectivo. Se generó desde entonces una preocupación por el estudio y la predicción de las consecuencias que podría traer que el mundo occidental acabase dirigido por la masa, así el psicólogo francés Gustave Le Bon, analizó en su obra el fenómeno de la masa concluyendo que el incontrolable instinto de las muchedumbres hacía inevitable que el destino de la humanidad pudiese estar controlado por instituciones o entes surgidos de la voluntad del hombre, destacando en su “Psicología de las masas” el carácter de la fascinación que a esa masa le produce siempre el líder carismático, surgida de ella, fascinado por el poder y alzado por los demás como fruto de gestación propia en su seno.


La masa es un fenómeno consustancial a la universalización del principio de igualdad por imperativo legal, se igualdad de todos por el mero hecho der estar en este mundo sin oportunidad alguna a que la razón y la inteligencia hagan distingos, hasta el punto de sistematizar derechos pretendidamente universales, impuestos por la fuerza coercitiva a todos los individuos que resultan contradictorios, como es ese derecho a la igualdad con respecto al derecho a la libertad. Ya Alexis de Tocqueville, allá por 1835, advierte en su exaltación a los valores del sistema americano que constituyen los tres volúmenes de “La Democracia en América” del peligro que supone anteponer esa igualdad imperativa a la libertad en los países de occidente en cuanto suponía en su opinión la desaparición progresiva del individuo y sus valores absorbidos y diluidos en la multitud y en el terreno de lo común, de lo público. También John Stuart Mill critica en 1859 en su conocida obra “Sobre la libertad” la mediocridad colectiva que imponía incompetencia y vulgaridad y Oswald Spengler llegará a analizar el modo en que cada civilización se desarrolla con un momento de nacimiento, una juventud, un momento álgido de esplendor y una decadencia que conduce a su fin, y en su obra “La decadencia de Occidente”, publicada entre 1918 y 1923, señala que en nuestro entorno esa decadencia que lleva al fin viene de la mano de una especie de cuarto estado, de las masas incapaces per se de autoregularse, de gobernarse y conducirse, produciendo la aniquilación de los valores culturales consagrados por la sociedad durante su crecimiento y apogeo como civilización y llevándola a su fin bajo la barbarie y la tiranía. 


Finalmente, será Ortega y Gasset quien profundizará en la masa y sus peligros en su famoso y conocido, aunque me temo que poco leído, compendio de artículos que publicó en 1.930 bajo el título de “La Rebelión de Las Masas”. En ellos trata de conformar el prototipo de “hombre – masa”  y nos dice de él: “Masa es todo aquel que no se valora a sí mismo – en bien o en mal- por razones especiales, sino que se siente como todo el mundo, y, sin embargo no se angustiase siente a sabor de sentirse idéntico a los demás”, y lo considera surgido de un contexto en el que la homogeneización había producido por primera vez como hecho social en la historia de Europa  que “el hombre vulgar, antes dirigido, ha resuelto gobernar el mundo”.  En esa resolución no hay otra vía que la estatalización, la frustración de la libertad frente al intervencionismo todopoderoso del Estado, tutor y padre del hombre masa, del hombre vulgar y mediocre, siendo esta la situación que en el momento de publicar la obra sentía el filósofo madrileño y que en nuestros días está absolutamente consagrada. La espontaneidad del pensamiento humano está amordazada, la libertad ultrajada, todo subyugado a una igualdad de perfil bajo medido al rasero de la chusma, de la masa, de la vulgaridad de una sociedad que ha cambiado su libertad por la falsa seguridad que le promete la estructura de Estados cada vez más tiránicos: Es la tiranía del estado Democrático.


Si observamos la historia de los acontecimientos posteriores a la Revolución Francesa, todos los fenómenos revolucionarios de masas no han sido sino manipulaciones que han derivado en tiranías más o menos ilustradas, desde Napoleón hasta la dictadura soviética, pasando por cualquier otro ejemplo. Y las configuraciones de los estados de Occidente no se libran de la tiranía democrática, llevada a la praxis a través de la todopoderosa maquinaria de los grupos de presión y de los partidos políticos. Ortega decía que desde la segunda mitad del siglo XIX ya no cabía esperar ningún tipo de fenómeno que convulsionara los espíritus de Occidente y los moviese hacia nuevas formas de pensar y entender la existencia y la convivencia,  ya no se podrían producir revoluciones, decía “Ya no cabe esperar sino lo contrario: el Golpe de Estado”.  Efectivamente, la masa, revestida en su portentosa mascara de pueblo soberano, llega a creerse que ese Estado que  ha generado le pertenece y que lo domina, lo rige, lo dirige y lo controla. Ese ciudadano vulgar y de perfil bajo, mediocre, que se siente feliz siendo uno más, como los otros y sin plantearse, a fuer de no resultarle ni siquiera necesario, ser él mismo se cree que él es el Estado, entre otras cosas porque las palabras escritas sobre pomposos textos constitucionales, así se lo dicen y se lo garantizan, porque esas nuevas tablas de Moisés lo proclaman con vocación universal y eterna, no dándose cuenta de que el Estado le ha neutralizado totalmente y que se ha convertido en un esclavo en servidumbre voluntaria que a lo sumo servirá para contribuir al mantenimiento de la estructura y para aplastar a la disidencia. La gran maquinaria del poder, en manos de sus  dirigentes va a tratar de conformar siempre a la masa en sus cuitas, y procurará que no le falte ni el pan ni el circo sin que se esfuerce en conseguirlo en demasía, par que se sienta cómoda, protegida, amparada… ¡Esa es la realidad en la que vivimos!


Y no es nuevo… ocurrió muchas veces, cayeron muchas civilizaciones por situaciones semejantes, por ejemplo, la gran Roma. Pero parece inexorable el destino que nos espera… Aquellos Estados que fueron creados, crecieron y llegaron a devorar a las sociedades que las sustentaron, adormecidas en la comodidad y en la confianza tuvieron, como ahora, que recurrir a gentes de fuera para resolver situaciones cotidianas, tuvieron que crear mecanismos represivos para controlar tanto a la disidencia como a la cada vez más imparable avalancha de gentes que acudían al efecto llamada desde fuera de sus fronteras y acabaron sucumbiendo.


Nuestra situación es la misma, nuestro mundo han degenerado hasta la sublimación de una situación social en la que para mantenerse, los Estados han prohibido la quimera de derechos sin corresponderlos con deberes algunos, llamándole al feliz parto “Estado de Bienestar”, la fracasada democracia se mantiene porque se fomenta a través de los mecanismos de generación de opinión pública esa creencia del pueblo soberano de que él es el Estado cuando en realidad debería sentir, si no fuese masa, que él es del Estado y existe para el Estado. El hombre – masa no ha conseguido gobernar el mundo pero si lo ha hecho ingobernable, si ha logrado aniquilar toda posibilidad de que se generen a medio o largo plazo unas elites, unas minorías selectas que regeneren las sociedades occidentales.


La invasión de nuevos pueblos “bárbaros”, en el sentido de diferentes, distintos, a los que no se les puede contraponer ni cultura ni idea homogénea y coherente por la desidia y dejadez institucionalizada, es en este contexto imparable… No me atrevo a decir si será para bien o para mal, pues es cosa que el tiempo habrá de decidir, pero lo cierto es que ni siquiera ese afán de extender nuestros sistemas, nuestras divinas democracias hacia tierras y gentes que no las conciben, no las entienden y no les interesa, han sido unos rotundos fracaso, y si no, véanse los ejemplos de la famosa “Primavera Árabe”, los resultados de las intromisiones en Irak, Tunecina, Libia o Egipto, el resultado de la campaña de Afganistán… ¿acaso han llegado a convencer a esos pueblos de las bondades que nos adornan?. ¡Parece que no, de momento!.  En el mundo hay potencias en las que lo de la igualdad universal no les llama mínimamente la atención, hay países que formalmente y por imperativo de las circunstancias, aparentan tener estructuras democráticas al estilo de nuestras sociedades pero bien se cuidan de conservar sus formas y modos tradicionales de regir la convivencia, y lo vemos en África. En esos países cuando el conflicto entre tradición y formalismo surge, siempre prevalece aquella.


Pero en nuestro entorno decadente, la prevalencia de la mayoría masiva sobre cualquier posibilidad de nuevo pensamiento, la consagración del prototipo de ser humano ideal, despojado de cualquier sentimiento o ambición individual, confundido entre los demás, igual a ellos y contento por serlo, expectante ante lo que el Estado le provea de confort  y seguridad, sin capacidad ni rigor crítico, sin autonomía ni referente propio han conseguido algo que ya Sócrates, Platón, Antístenes o Aristóteles y Jenofonte advirtieron en la antigua Atenas, han logrado que se confirme que tras la democracia y sus excesos y corrupciones se consagre la tiranía.
 
  



Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:
Comentarios
Para envia un comentario, registrate.


Envía tu comentario



Articulos registrados : 41

Primero    1 2 3     Ultimo


El tiempo en los jardines
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 03-11-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


El hijo del náufrago
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 31-10-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


El joven impostor
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 20-10-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Otras epidemias
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 15-10-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Los innecesarios
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 28-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Por mucho que yo me empeñe...
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 16-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Imagen y semejanza
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 11-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


En busca del verbo perdido
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 05-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


De nombramientos y peligros
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 01-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Sobre eso que llaman libertad e igualdad
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 21-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


La decepción
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 15-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


¡Triste destino!
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 07-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


La mala fama de la blattodea
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 03-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


¡Váyase a hacer puñetas!
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 01-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Hipólito Yrigoyen, un proyecto pendiente
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 28-07-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


La imputación de un juez
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 16-02-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


A propósito de una noticia
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 07-01-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Una Constitución y una bandera
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 01-01-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Sevilla deshonra a sus muertos
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 26-12-2013
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Mario Roso de Luna, un hombre fascinante
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 20-12-2013
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Manuel Alba
Tel: () -
Email: abogadoalba@hotmail.com
Poblacion: Marbella
Mi Web/Blog
- Mis imagenes
- Mis eventos
- Mis articulos
- Mi comunidad
- Mis enlaces
- Mi codigo QR
- Mi curriculum
- Registro de contactos
- Contactar
Textos legales
Servicios
- Ayuda
- Booking
- Guia de usuarios
- Foro global
- Inmobiliaria



Visitas totales: 94052 | Visitas de hoy: 508